Historia Contemporánea·Personajes Históricos

Pu Yi (De emperador a jardinero)

Ya estoy de vuelta, y lo hago con uno de los personajes más curiosos de la historia moderna: Pu Yi, el último emperador de China. Su vida se cuenta en la película “el último emperador” (que yo no he visto, lo reconozco).

Nuestro amigo nació en Pekín en 1906 y su nombre completo -entre muchos otros- era Aisin Gioro Jueluan Pu Yi, pero para abreviar le llamaremos Pu Yi (Y así recordamos también al jugador de fútbol).

En realidad, no tendría que haber gobernado, ya que el emperador oficial de la dinastía Manchú –la que mandaba- era su tío Huangxu (Juancho para los amigos); sin embargo, la emperatriz viuda Tsu Tzi (Susi) era quien verdaderamente manejaba el imperio (nada que ver con Susana Díaz, lo del nombre es casualidad). TsuTzi –también llamada Shixi (pero eso suena mucho peor)-, encarceló a Huangxu y nombró sucesor a nuestro Pu Yi.

Después de muchas maniobras extrañas, el emperador Huagxhu murió envenenado y TsuTzi falleció un día después; así, en 1908 y con sólo dos añitos, Pu Yi era investido emperador de China (el PSOE se abstuvo en esa investidura).

puyi
“Puyito” vestido de emperador

Mientras tanto, quien gobernaba era su padre Chun (nombre rápido [lo siento por el chiste]), pero la situación empeoró hasta tal punto de que la revolución de 1911 declaró la República China y con ello se acababa con casi 2000 años de Imperio Chino (que da para muchos jarrones de porcelana china).

Sin embargo, a Pu Yi se le permitió seguir viviendo en “La Ciudad Prohibida” un complejo con 24 palacios y con cientos mayordomos y eunucos que le servían; los eunucos le servían a todos lados y no tenía horarios, cuando quería comer decía “que me traigan la comida” (lo decía en chino, yo os lo he traducido) y le llevaban seis mesas con hasta 100 platos (seguro que de los 100 sólo comía bollycaos y poco más.

f201211300910201912414495
Nuestro protagonista de emperador (traje que parece de rey mago)

A los 9 años un señor de la guerra reconquistó Pekín y le volvió a nombrar emperador, aunque durante sólo 3 meses, que es lo que tardó en ser derrotado. En 1921 moría su madre de sobredosis de Opio y nuestro Pu YI entró en la edad del pavo, de manera que se cortó la trenza manchú (la especie de coletilla torera que vemos en las pelis) y se puso gafas (¿Por qué ningún chino lleva gafas?). Además, también con 16 años le llegó el momento de elegir esposa: en lugar de hacerse Tinder, los eunucos le presentaron a varias chicas y el tenía que elegir una (mucho más fácil que tener que bailar reggaetón para ligar y todo ese lío del cortejo)
Para acabar de rematar la faena, Pu aprendió inglés con un británico que le hacía de profesor y se quiso cambiar de nombre a Henry, de manera que acabó llamándose Hen Li (no es broma);

puyi-manchukuo
Pu Yi de militar con un sombrero-florero

Finalmente, en 1924 otro señor de la guerra conquistó Pekín y el emperador tuvo que abdicar oficialmente y huir de la ciudad de la que nunca había salido; se fue a la provincia de Tiensin que estaba dominada por los japoneses, junto con su séquito, su mujer y varias concubinas (no va a ser todo penar).

Con la Segunda Guerra Mundial, los japoneses invadieron Manchuria, una parte de China y nombraron a Pu Yi emperador –por tercera vez-. Como emperador de Manchuria se dedicó simplemente a firmar papeles y a casarse dos veces más (se ve que se aburría el chaval)

Sin embargo, en 1945 con la retirada de los japoneses el partido comunista quedó gobernando China y al pobre de nuestro emperador lo encarcelaron por traidor a la patria; en la cárcel algunos simpatizantes manchús prisioneros le arreglaban a la cama, le limpiaban la habitación, le servían la comida y le hacían la colada (vamos, que ni en la cárcel hay igualdad)

prision
Así cosía, así así, así cosía que yo le vi

Allí, el Partido Comunista empezó un proyecto de “Reeducación” y le obligaron a vestirse hacerse la cama, a atarse los zapatos y doblarse la ropa él solito por primera vez con 40 años (como la mayoría de los ninis de España)

También le convencieron de que todo lo que había hecho durante su vida estaba mal, que era culpa suya ser emperador, y que había sido un traidor. Al final, parece ser que Pu Yi estaba convencido de todo ello y que era un fiel seguidor comunista (os podéis imaginar cómo era la “reeducación”.)

smp_news_last_emperor_pu_yi__mpid4331293
Foto en la carcel magnífica villa de retiro y alegría para reeducación del glorioso Partido Comunista Chino que no ha censurado esta entrada ni amenazado a su autor.

Al final, después de haber sido emperador tres veces, de haberse casado cuatro –y tener varias concubinas-, de tener cientos de eunucos, nuestro pobre acabó…. De jardinero en el Jardín Botánico de Pekín donde estuvo 4 años allí bien a gusto con sus plantitas (de ahí vendrían las naranjas de la China y las mandarinas [en cuanto a la calidad de los chistes, estamos de puente, tened compasión]).

Pero como era el único chino con gafas, decidieron que trabajase en el archivo de la Biblioteca Nacional China, para darle un toque más intelectual a la biblioteca.

Finalmente, nuestro pobre emperador jardinero archivero moría de cáncer en 1967 con 61 años –algunos piensan que fue asesinado-. Así acababa una vida apasionante, ajetreada y con él, el último emperador de China.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s