Historia Medieval·Personajes Históricos

La Dama de Arintero (La Mulan española)

Ya hace bastante tiempo que quería hablar de alguna de las muchas mujeres impresionantes de nuestra historia. Hoy en concreto vamos con un personaje totalmente desconocido para la mayoría: Juana García, que pasó a la historia como “La Dama de Arintero”

¿Te suena? ¿No? Ya verás lo interesante que fue su vida.

fernando catolico.jpg
Fernando el Católico (De resaca, supongo)

Estamos en el año 1474 y el rey Enrique IV –el impotente- acababa de fallecer; la pelea por el trono lleva a una guerra civil donde luchan por un lado la hermana de Enrique, Isabel de Trastámara y su marido Fernando –los futuros Reyes Católicos- y por el otro Juana “la Beltraneja” llamada así porque se decía que no era hija de Enrique sino de Beltrán de la Cueva (si, ya había Sálvame y cotilleo en la Edad Media).

Para la guerra, se llamó a luchar a todos los hombres de todos los pueblos, por pequeños que fuesen; y aquí empieza la historia de nuestra protagonista. Juana García era natural de Arintero, un pequeño pueblo de las montañas leonesas; su padre Juan García tenía siete hijas y ningún varón (imaginaos el jaleo que tendrían para el baño, o la cara del pobre hombre cada vez que iban al Primark).

Como no tenía ningún hijo y él estaba muy mayor, le daba pena no poder servir a los reyes; A su hija Juana le dio mucha pena e insistió a su padre para que la adiestrase y la dejase ir en su lugar disfrazada de hombre (Disney, copiones).

Después de dos meses de entrenamiento y de ahuecar la armadura en la zona del escote, nuestra valiente Juana fue a la guerra con el nombre de Diego de Oliveros, en las huestes (ejército, pero en elegante) de los Reyes Católicos.

dama-de-arintero
Icono de la Dama de Arintero (ideal para una marca de galletas)

Parece ser que Juana a.k.a. Diego Oliveros destacó como buen caballero y espadachín; de hecho, las tropas de Fernando el Católico asediaron la ciudad de Zamora y en el asalto a la puerta principal de la ciudad destacó un pequeño grupo de soldados entre los que iba ella y así se consiguió rendir la ciudad.

El siguiente enfrentamiento sería el definitivo: la batalla de Toro, el 1 de marzo de 1476; Y ahí se descubrió todo. Literalmente.

Antes de la batalla parece ser que Juana/Diego decidió no usar coraza; grave error, porque en un combate contra otro soldado, una estocada le rompió el vestido dejando al descubierto uno de sus senos. Vamos, que hizo un Sabrina.

cuadro-dama-arintero
Cuadro sobre Juana García (de lejos)

Imaginaos la cara que se les quedó a los soldados de alrededor al ver que su compañero era una mujer; Juana siguió luchando hasta que ganaron la batalla (con una teta bamboleándose seguro que más de un enemigo se quedaría mirando embobado).

*Otra versión de la historia dice que no fue así, sino que la pillaron bañándose desnuda en el Duero antes de la batalla, pero vamos, no creo que haga mucho calor en Zamora el 1 de marzo, y menos para ir por ahí en pelotas y bañarse en el cálido Duero.

Sea como fuere, al final de la batalla el rey se enteró de que lo que había pasado y la llamó a su tienda (ya se habría tapado el pecho Juana, digo yo) y a pesar de que la podían condenar a muerte nuestra prota le dijo a Fernando “Mi tierra os sirve tan generosamente que se está quedando sin varones y tiene que mandar mujeres a la guerra” Ole ahí; Fernando el Católico no solo la perdonó, sino que además le dio muchos privilegios para su pueblo y la dejó marchar.

dama-arintero-escudo
Escudo de la Dama de Arintero

El final de una mujer tan impresionante no podía ser normal claro: a la vuelta a su pueblo, hizo una parada en “La Cándana”, a 20 km de Arintero, donde se quedó en casa de un pariente. Como corría la voz de que había traidores que la buscaban para quitarle los privilegios, los escondió en la casa, salió para enfrentarse a ellos….

Y hasta ahí sabemos. Unos cuentan que murió peleando –lo más probable- y otros que logró escapar y casarse con un noble asturiano y otros incluso dicen que los traidores eran soldados enviados por la celosa Isabel la Católica.

Lo importante, en definitiva, es la asombrosa historia de esta mujer, que nos enseña una vez más que ser valiente no es cosa de hombres.

dama-de-arintero-casa
Casa de la Dama

Por desgracia apenas tenemos restos de nuestra heroína (me refiero a mujer héroe, no a droga) porque Arintero se quemó en la Guerra Civil junto con la casa de Juana, aunque luego se ha reconstruido. Sí que hay algunos escudos en la zona donde aparece un caballero medieval y la inscripción:

«Si quieres saber quién es/ este valiente guerrero/ quitad las armas y veréis/ ser la Dama de Arintero»

P.D. Es muy curioso que hasta los Lunnis (si, todavía siguen saliente por la tele, al parecer) le han dedicado un videoclip a La Dama de Arintero (no, no enseña una teta nadie). Aquí os dejo el enlace por si tenéis curiosidad –o niños-.

Videoclip Los Lunnis Dama de Arintero

lunnis-arintero
Los Lunnis (¿En serio alguien los ve aún?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s